hábitos y alimentos que puedes consumir para fortalecer tu sistema inmune

Fortalece tus defensas de manera natural

El sistema inmune juega un importantísimo papel ante la presencia de algún virus en nuestro organismo, por lo que no está de más adoptar hábitos y consumir alimentos que lo mantengan fuerte y alerta para hacer frente a los intrusos.

Cuando un virus entra a nuestro organismo, busca esconderse del sistema inmune invadiendo las células para replicarse y sobrevivir, de esta forma engaña a nuestras defensas para que el organismo no lo ataque.

Sin embargo, las células invadidas utilizan señales para indicarle al organismo lo que está ocurriendo dentro de ellas, las señales son transmitidas por medio de las moléculas llamadas MHC (complejos mayores de histocompatibilidad), las cuales sirven para ayudar a nuestro sistema inmune a diferenciar entre lo propio y lo ajeno, gracias a ellas, el sistema inmune puede determinar si es necesaria su intervención o no.

Queda sobrado explicar el importante papel que juega el sistema inmune ante la presencia de algún virus en nuestro organismo. Aunque los tratamientos médicos no pueden ser sustituidos en ningún caso de infección, no está de más adoptar hábitos y frecuentar el consumo de algunos alimentos que mantengan fuerte y alerta nuestro sistema inmunológico para enfrentarse a bacterias y virus.

Es por esto, que el día de hoy te compartiremos algunas medidas recomendables que puedes adoptar para echarle una mano a tu sistema inmune, ¡toma nota!

Lo primero en que debemos prestar atención es en nuestra alimentación, una alimentación limpia fortalece nuestro sistema inmune y nos ayuda prevenir resfriados u otras enfermedades. Los siguientes hábitos y alimentos son clave para un organismo fuerte:

Alimentos para fortalecer nuestro sistema inmune


Cítricos:

Frutas como el limón, la naranja, los kiwis, los frutos silvestres, entre otras son ricas en Vitamina C. La vitamina C ayuda a fortalecer e incrementar nuestras defensas, además ayuda a aliviar los síntomas cuando hemos contraído una gripe o resfriado.

Ajo y cebolla:

Estos dos alimentos tienen un componente antiviral y antibacterial que nos protege de contraer infecciones. Además, no sólo nos ayudan a incrementar nuestras defensas sino que también mejoran nuestra respuesta frente a virus y bacterias y favorecen el proceso de curación. Algunos estudios han demostrado que el consumo regular de ajo tiene beneficios en la presión sanguínea y ayuda con niveles altos de colesterol.

Alimentos antioxidantes:

En este grupo podemos incluir frutas y verduras como la remolacha, el brócoli, o la granada. Su poder antioxidante impide el efecto perjudicial de los radicales libres en nuestro organismo, además de ayudar a eliminar las toxinas y fortalecer el sistema inmune.

Huevos:

Este alimento contiene dos minerales esenciales para nuestras defensas, que son el zinc y el selenio. Es recomendable incorporar a nuestra dieta el consumo de huevo, ya que su composición es rica en vitaminas, ácidos grasos y proteínas de alto valor biológico, si queremos prevenir una infección consume huevo regularmente.

Alimentos fermentados:

Las bacterias vivas que contienen estos alimentos son una fuente de probióticos, que nos ayudan a potenciar el buen crecimiento de la flora bacteriana, produciendo efectos beneficiosos no sólo en el sistema digestivo, sino también en el sistema inmunitario y en el resto del organismo. En este grupo se encuentra el yogurt, el queso, encurtidos de vegetales y hortalizas, vino (la bebida fermentada por excelencia).

Alimentos ricos en vitaminas A, B y E:

La vitamina A la podemos encontrar en alimentos rojos, vegetales verdes y otros como la zanahoria y la calabaza, esta vitamina es un componente que ayuda a mejorar la inmunidad de nuestra piel.

Por otro lado la B (B1, B2, B5 Y B12), que sirve para aumentar nuestras defensas, está más presente en legumbres y cereales, además de lácteos o en determinados pescados.

La vitamina E, la podemos encontrar por ejemplo en el aceite de oliva o en los frutos secos.

Alimentos que nos ayudan a subir la temperatura :

Las especias y hierbas que nos ayudan a incrementar la temperatura interna del organismo estimulan la circulación sanguínea y acelera el metabolismo, estos factores afectan de manera positiva a nuestro sistema inmune y pueden ayudarlo a combatir infecciones o resfriados. Si los añades a menudo en tus platos o infusiones, ejemplo de estos alimentos serían: pimienta de cayena, canela, jengibre, cardamomo, clavo, entre otros.

Hábitos que fortalecen tu sistema inmune


Hacer ejercicio físico con regularidad:

Practicar deporte de forma regular aumenta las defensas. El ejercicio se asocia a que la subida de temperatura al practicar deporte combate algunos gérmenes, además la actividad física reduce los niveles de estrés, la transpiración ayuda a eliminar bacterias y toxinas del cuerpo y estimula una mejor circulación sanguínea.

Practicar yoga, caminar, excursiones por la naturaleza, andar en bicicleta son algunas actividades recomendadas. Eso sí, los sobreesfuerzos pueden ser contraproducentes, por lo que el ejercicio físico que practiquemos ha de ser progresivo y adaptado a nuestras posibilidades.

Descansar lo suficiente:

La ciencia ha demostrado que cuando no dormimos bien nuestro sistema inmunológico se debilita. Aunado a esto, cuando nos sentimos cansados tendemos a consumir alimentos no tan saludables como la cafeína o bebidas e ingredientes azucarados.

El consumo excesivo de azúcar provoca un desequilibrando en la flora intestinal y debilita nuestras defensas. De ahí la importancia de tener un sueño reparador diariamente, de unas 8 horas y de calidad, sin interrupciones que lo perturben.

Gestionar bien el estrés:

Pocas cosas tienen tanta capacidad para agredir nuestro sistema inmune como un exceso de nervios y estrés. El estrés crónico aumenta la presión arterial, los niveles de azúcar en sangre y altera el sistema hormonal, haciendo constante la segregación de cortisol, adrenalina y endorfinas, lo que podría conllevar a sobrepeso o alterar nuestras defensas. Debemos ser capaces de manejar el estrés con habilidad, tratar de relajarnos o recibir el apoyo de un especialista en caso necesario.

Recuerda que todos los anteriores son hábitos que recomendamos adoptar, pero en cualquier tipo de infección es necesaria la intervención de un especialista, nada sustituye los tratamientos médicos.


“EL bienestar y la salud son un deber, de otra manera no podríamos mantener nuestra mente fuerte y clara” Buda

Esperamos que estos consejos saludables te sean de utilidad, te invitamos a conocer nuestras diferentes presentaciones para que te sea más facil llevar tu agua.

Whatsapp

Haz tu pedido

Whatsapp

Haz tu pedido