¿podemos sufrir el síndrome del reposo prolongado a causa del confinamiento cuarentena por covid-19? ¿qué es el síndrome del reposo prolongado a quién afecta?

¿Puede el confinamiento causar Síndrome del Reposo Prolongado?

En últimos días se ha hablado mucho acerca de un síndrome que nos puede afectar debido al confinamiento y la poca actividad física durante los días de aislamiento, se trata del llamado síndrome de reposo prolongado, el cual afecta nuestro sistema respiratorio, cardiovascular así como el sistema músculo-esquelético, pero ¿es cierto que podemos sufrir el síndrome del reposo prolongado a causa del confinamiento por covid-19?

¿Qué es el Síndrome de Reposo Prolongado?

Este síndrome, también conocido como Síndrome de Inmovilidad y similar al Síndrome por Desuso, se refiere al estado de deterioro de los sistemas, del organismo o alteración de las funciones en el que cae una persona como consecuencia de la inactividad musculoesquelética inevitable o por prescripción médica.

El reposo prolongado puede ocasionar un desacondicionamiento físico y complicaciones en el organismo como consecuencia de un estado inmóvil durante un extenso periodo de tiempo, generalmente se relaciona con el tratamiento recomendado para el manejo de traumatismos o enfermedades agudas.

¿Podemos sufrir el síndrome del reposo prolongado a causa del confinamiento por covid-19?

Cuando se habla del síndrome se hace referencia a un conjunto de síntomas que aparecen después de una situación, como su nombre lo indica, de reposar o permanecer inactivo por mucho tiempo, sin embargo este síndrome puede afectar específicamente a personas que han estado hospitalizadas o que han estado en casa con poca o nula actividad física debido a una condición específicamente de salud motora, es decir, alguien con dificultad de su propia movilidad corporal.

Las personas que se encuentran y las que están por salir del resguardo domiciliario por el distanciamiento social no necesariamente vamos a vivir un síndrome del reposo prolongado, si bien es cierto que nuestra actividad física disminuyó considerablemente a partir del inicio de la "sana distancia", en la mayoría de los casos no se redujo a un nivel de compararse con un estado de reposo o inmovilidad absoluta que se experimenta cuando una persona se encuentra en recuperación, convaleciente o pierde la movilidad absoluta.

Aunque también es cierto que es muy probable que la mayor parte de la población, al regresar a sus actividades cotidianas en la “nueva normalidad” puede enfrentar diversas situaciones que impacten tanto la salud física como la mental.

¿A quiénes puede afectar el síndrome?

Como lo hemos venido mencionando este síndrome afecta a personas convalecientes o en recuperación que necesariamente deben estar en cama. Sin embargo, hay un segmento de la población que estadísticamente se ve mayormente afectada por el síndrome de inmovilidad, y es el de los adultos mayores.

Naturalmente, en cierta etapa de nuestra vida ocurre un declive en la capacidad para desempeñar nuestras actividades diarias debido al deterioro de las funciones motoras, en muchos casos se llega al inmovilismo agudo, el cual provoca un rápido declive de las funciones motoras llegando incluso a un estado de inmovilidad absoluta que implique un encamamiento.

Las principales causas de inmovilidad en las personas de la tercera edad son la falta de fuerza, rigidez, dolor, alteraciones del equilibrio, inactividad excesiva, caídas, fracturas de cadera, problemas psicológicos, etc.

¿Cómo afecta al organismo?

Como anteriormente lo mencionamos, el síndrome afecta diversas partes del organismo como el sistema muscular reduciendo la masa, fuerza, resistencia y coordinación; rigidez en las articulaciones; debilidad en los huesos; disminución de la eficiencia y rendimiento cardiaco; sistema respiratorio como hipoventilación (respiración superficial o demasiado lenta que no satisface las necesidades del cuerpo) y tos; afecta el sistema nervioso reduciendo la actividad motora, provocando déficit intelectual, trastornos emocionales y de conductas, sistema digestivo, riñones y piel.

Ahora que sabes un poco más del síndrome del reposo prolongado puedes estar tranquilo, ya que muy probablemente, durante el confinamiento, tu actividad física no ha disminuido al grado de llegar a presentar este cuadro patológico.



Recuerda visitar el sitio de gobierno para cuidar tu salud física y mentar durante el confinamiento: coronavirus.gob.mx.

Si quieres recibir diariamente consejos saludables y para tu bienestar, dale like y sigue nuestra página en Facebook.



La Purificadora de Agua Bela cuenta con altos estándares de calidad y cada gota pasa por un riguroso proceso para asegurarnos de que disfrutes de la mejor calidad de agua. Nos encontramos en Tecamachalco, Puebla.


Esperamos que estos consejos saludables te sean de utilidad, te invitamos a conocer nuestras diferentes presentaciones para que te sea más facil llevar tu agua.

Whatsapp

Haz tu pedido

Whatsapp

Haz tu pedido