depresión navideña motivos y cómo prevenirla

¿Por qué hay quienes se deprimen en las vacaciones decembrinas?

Pareciera que las fiestas decembrinas son una época de felicidad en donde todos estamos casi obligados a sentirnos alegres y sólo dedicarnos a disfrutar de las reuniones y celebraciones con familiares y amigos. Sin embargo, un alto porcentaje de la población se siente melancólica durante esta época sin saber por qué, el día de hoy te vamos a platicar un poco acerca de los motivos, cómo se manifiesta, y qué puedes hacer si tu eres de los que se siente triste en estas fiestas.


¿Cómo se manifiesta?

Se le conoce como depresión navideña, aunque generalmente abarca todas las fiestas de diciembre (posadas, navidad, año nuevo, etc.), se manifiesta con desánimo, nostalgia, apatía o melancolía, en algunos casos es transitoria y solo se presenta durante los festejos de diciembre, después las personas se recuperan y siguen su vida normal. Pero también hay casos, más delicados, en los que estos sentimientos vienen acompañados de fatiga, problemas para concentrarse, alteraciones de sueño, pérdida de apetito, irritabilidad general y además la vida cotidiana se ve afectada, en este caso se trata de una depresión más profunda que debe tratarse de manera inmediata.


¿Por qué ocurre en épocas navideñas?

Existen muchas razones para que la navidad, y en general, los festejos de diciembre se conviertan en una fuente de estrés, melancolía y frustración. Uno de ellos puede ser el ambiente predominante del invierno, el clima frío, menos horas de luz, los niveles de serotonina disminuyen debido a la menor cantidad de luz solar durante el día, lo cual puede bajar los ánimos biológicamente.


Existen motivos más allá del clima y el ambiente natural

Para muchos adultos un motivo de estrés son las vacaciones infantiles, aunque son un motivo de ilusión y alegría para los pequeños, algunos adultos sufren de ansiedad al no poder mantener entretenidos a los niños o no poder atenderlos en caso de trabajar durante esta época.

Otras de las razones puede ser el exceso de compromisos y los gastos extras que conllevan. Aunado a esto, al ser el último mes del año, diciembre es una temporada de hacer balance y valorar nuestros logros y fracasos, cerrar ciclos, hacemos consciencia de las personas que ya no están con nosotros, aunque la pérdida no sea reciente en esta época es común recordar y echar de menos.

Las reuniones familiares también pueden ser motivo de angustia debido a los conflictos, complejos o traumas no resueltos. Además de esto a la mayoría nos atemoriza el futuro incierto, los planes y propósitos para el próximo año.


¿Qué podemos hacer para prevenir o contrarrestar la melancolía en navidad?

Aunque este estado de ánimo puede convertirse en algo más delicado como un trastorno depresivo, en muchos casos se trata sólo de un “bajón emocional” temporal. Lo mejor es combatirlo con actitud realista pero también positiva. Si nuestra navidad no es lo que vemos en las películas (nada es como en las películas) no debemos sentirnos obligados a conseguir que sea así.

También podemos adoptar ciertas conductas que nos ayuden a prevenir este bajón:

Organizarnos con tiempo y pedir ayuda en los preparativos de las fiestas en caso de necesitarla, delegar actividades (decorar la casa, limpiar, ir de compras) y compartir gastos (aunque lo quieras aparentar, nunca es bueno para tus finanzas hacerse cargo de todos los gastos de una fiesta familiar) .

Qué importa si no todo es perfecto. Debemos relajarnos y disfrutar de tiempo de calidad durante los días de descanso, dedicarnos tiempo a nosotros mismos y a nuestra familia.

Analiza tus pensamientos y en caso de ser necesario modíficalos por otros más positivos y realistas. La navidad no es felicidad cien por ciento, los problemas no desaparecen mágicamente, pero también es cierto que a pesar de todo podemos disfrutar buenos momentos con nuestros seres queridos.

Si estás lejos de tus seres queridos, busca compañía, mantente más activo que de costumbre. Un simple paseo al aire libre nos puede ayudar mucho a mejorar nuestro estado de ánimo.

Cuando un ser querido ya no está, es normal extrañarlo y sentirnos tristes por su ausencia o por los recuerdos que dejó, deja que la tristeza fluya pero no te recrees en ella. Lo mejor es buscar nuevas actividades y tradiciones que no estén asociadas a los viejos recuerdos.

Por último, es importante no forzarnos a hacer cosas que nos hacen sentir mal. Siempre hay una buena excusa para huir de algunos compromisos navideños que se presentan en estas fechas. Trata de salir de casa y disfrutar de buenos ratos con la familia y los amigos, pero no te sientas obligado a hacerlo solo porque sean fechas señaladas en el calendario.

Nadie nos impide innovar, crear, transformar o prescindir de cualquiera de las tradiciones que nos hacen daño. No tenemos que agradar a los demás a costa de nuestra estabilidad emocional. Y si, a pesar de todo, el malestar persiste o es demasiado intenso, lo más aconsejable es consultar con un especialista.


“EL bienestar y la salud son un deber, de otra manera no podríamos mantener nuestra mente fuerte y clara” Buda

Esperamos que estos consejos saludables te sean de utilidad, te invitamos a conocer nuestras diferentes presentaciones para que te sea más facil llevar tu agua.

Whatsapp

Haz tu pedido

Whatsapp

Haz tu pedido