nueve consejos para bajar de peso sin hacer ejercicio o dieta

9 tips para bajar de peso que no son dieta ni ejercicio

Las fiestas ya se terminaron y solo nos quedaron esos kilos que subimos a causa de las celebraciones. Si uno de tus propósitos de año nuevo es bajar de peso te compartimos algunos consejos que puedes seguir para hacer el proceso más fácil y rápido.

Sabemos que el ritmo de la vida diaria, los múltiples compromisos, las prisas, atender cuestiones del trabajo, la familia, el estrés, y muchos otros factores influyen, entre otras cosas, en la forma en que comemos, y al final del día no nos queda tiempo ni energía para ir al gimnasio o hacer alguna rutina de ejercicio en casa.

Nos queda claro que no existen fórmulas mágicas (que no afecten nuestra salud) para bajar esos kilitos que nos sobran. Pero existen muchos “trucos”, por no decir hábitos, que podemos adoptar para reducir nuestra grasa corporal y, por lo tanto, adelgazar.

1.- Cuida tus horarios

Regularmente dejamos pasar más de cuatro horas entre el desayuno y la comida (y entre la comida y la cena), cenamos tarde y dormimos poco, en consecuencia de todo lo anterior, nuestro apetito a la hora de cada comida es excesivo por lo que comemos más de lo que nuestro cuerpo necesita para recuperar las energías, y estamos propensos a subir de peso.

2.- Tus desayunos

No es mito que el desayuno es el alimento más importante del día, es mejor comer mayores porciones por las mañanas e ir bajando las raciones a lo largo del día. Procura dedicar unos 15 o 20 minutos a tomar tu desayuno, divide tus comidas diarias en 5 ingestas, sin dejar más de cuatro horas entre cada comida. Si ves que no te dará tiempo de hacer una comida antes de este tiempo, puedes optar por tomar un tentempié a media mañana y media tarde.

“...El metabolismo cambia a lo largo del día. Una rebanada de pan que se consume durante el desayuno tiene menor efecto en la glucosa y engorda menos que una rebanada de pan idéntica que se consume por la noche…” Daniela Jakubowicz

3.- No cualquier tentempié

No corras por unas galletas a la tienda, planea tus refrigerios, puede ser una fruta (de preferencia con cáscara) que no esté muy madura y que requiera “cierta masticación”, también puedes tomar un yogurt con fruta, frutos secos también es una buena alternativa mientras no sean salados o fritos (almendras, cacahuates, nueces, pistaches, etc.).

4.- Come tranquilamente

Separa por lo menos 30 minutos de tu jornada para tomar tu comida, si comes rápido necesitas mayor cantidad de comida hasta sentirte satisfecho. Cuando comes despacio, tu cerebro recibe correctamente la señal de que estás comiendo y se conecta con tu estómago para provocar la sensación de saciedad, por esto también es importante masticar bien tu comida. Esto además, ayuda a reducir los riesgos de estreñimiento, inflamación estomacal, dolor abdominal, gastritis, etc.

Es importante, también, evitar cualquier distractor como la televisión, celular, computadora, etc. Pues también distraen a tu cerebro de la acción de comer y te puede ocasionar tener hambre más pronto o sentir que no comiste. Busca un entorno tranquilo, agradable y con buena compañía si es posible, si regularmente comes sin compañía, lo puedes hacer mientras escuchas música suave.

5.- No cenar muy tarde

Muchas personas acostumbramos cenar ya muy tarde, y nos vamos a la cama al terminar de comer, entramos en reposo en plena digestión de la cena. Para las cenas, el menú debe ser moderado, suave, digestivo y que ayude a tener un sueño reparador. Los expertos dicen que la cena debe aportar de un 20% a 30% de la energía diaria, lo mejor es consumir vegetales en forma de sopa, puré, ensaladas, etc., pollo, pescado o huevo cocinado sin grasa

6.- Usa Platos rojos

Tal vez te suene extraño, pero cambiar el color de los platos que usas puede ayudar un poco a tu propósito de bajar de peso, un estudio lo demostró, nuestro cerebro asocia el color rojo con la señal de precaución o detenerse, en este caso, nuestro cerebro interpreta el color rojo con la necesidad de detenerse antes de terminar de comernos lo que está en el plato.

7.- Si no duermes bien te da más hambre

Dormir más nos ayuda a reducir el consumo de azúcar, esto se debe a que cuando le quitamos horas a nuestro sueño, las hormonas que regulan el hambre se descontrolan y el cuerpo las produce en mayor cantidad. El incremento de estas hormonas en el organismo de forma repentina, aumenta nuestra sensación de hambre y el antojo de alimentos ricos en azúcar y carbohidratos.

8.- Camina tanto como puedas

Si no tienes tiempo o no quieres invertir tiempo y dinero para ir al gimnasio, la mejor alternativa es caminar, con tan solo caminar media hora al día te podría ayudar a disminuir la grasa corporal hasta en un 25%, no necesitas separar el tiempo para realizar esta actividad, solo con caminar un poco más durante tu vida diaria (no usar el coche, usar menos el transporte público, etc.)

9.- Bebe suficiente agua

Beber agua no sólo tiene beneficios para tu piel y tu organismo, también nos ayuda a sentirnos satisfechos con menos alimento. Tomar agua antes de cada comida aumenta la sensación de saciedad y disminuye el apetito. También puedes diluir algunos alimentos con agua, como las salsas o sopas para hacerlas más ligeras.

Lo más importante es que no te obsesiones por cómo te ves en el espejo (o lo que los demás opinen) si lo vas a hacer, hazlo por ti, tu salud y por sentirte bien. ¡Toma nota!


“EL bienestar y la salud son un deber, de otra manera no podríamos mantener nuestra mente fuerte y clara” Buda

Esperamos que estos consejos saludables te sean de utilidad, te invitamos a conocer nuestras diferentes presentaciones para que te sea más facil llevar tu agua.